La vinculación: una herramienta clave para el saneamiento

Uno de los objetivos propuestos por la RAAC es acompañar a las empresas de la Cuenca en el camino hacia una producción limpia y sostenible. Para ello se encuentra capacitando a un destacado equipo de Vinculadores Tecnológico Ambientales.

Este colectivo de profesionales altamente calificados serán los responsables de recorrer el territorio de la Cuenca para la articulación de soluciones. Una vez concluida esta primera etapa de capacitación, su tarea será clave: acompañar a las industrias en el proceso de implementaciones e innovaciones que aseguren una producción sostenible, en armonía con la sociedad y el ambiente.

“En esta primera etapa de desarrollo y consolidación de la RAAC el objetivo es la consolidación de una Red de Vinculadores, que apoyados por las políticas de ACUMAR, puedan generar un proceso acelerado de modernización y adecuación ambiental de las miles de empresas radicadas en la Cuenca Matanza-Riachuelo”, señala Bruno de Alto, Director General Ambiental de Acumar.

“Para el cumplimiento de esa meta es necesario resolver el problema de la gestión territorial del desarrollo”, explica Alberto Briozzo, uno de los coordinadores del curso. “También es fundamental que nuestros vinculadores sepan “leer” el territorio y las empresas. La idea es que se acerquen a ellas desde relaciones de proximidad, de cercanía, generando confianza y colaborando en detectar problemas y oportunidades, así como en la adecuación ambiental del tejido empresarial”.

“Hace tiempo que venimos trabajando y hablando con instituciones de la Cuenca, definiendo el perfil de personas que podrían participar y seleccionando 40 alumnos que provienen de distintas formaciones, pero a quienes como regla general les interesan los temas ambientales y de gestión de las empresas”, agrega Briozzo sobre esta iniciativa. Y además sostiene que “estamos terminando esta primera etapa de capacitación y definiendo los criterios de la continuidad de la misma. La idea es constituir una comunidad de enseñanza-aprendizaje, donde los vinculadores vayan aportando sus experiencias y se sigan capacitando. Cuando la pandemia lo permita, comenzarán las visitas a las empresas para realizar relevamientos, diagnósticos, y para tratar de que se avance hacia un programa de adecuación ambiental y tecnológica que será facilitado con subsidios y créditos”.

La Universidad Nacional Guillermo Brown (UNaB) diseñó un Aula Virtual, donde se organizaron los cuatro módulos temáticos a partir de los cuales se inició la capacitación: 1. “Leer la empresa” y Revolución Tecnológica del Siglo XXI; 2. Historia y desarrollo de la Cuenca; 3. Ordenanzas 283 y 12 de ACUMAR; 4. Programas de Subsidio y créditos, Criterios para realizar el relevamiento y diagnóstico de empresas.

Cabe resaltar que La Red de Adecuación Ambiental Matanza-Riachuelo (RAAC) está conformada por el tejido institucional de la Cuenca, y participan universidades nacionales, cámaras empresarias, municipios, gremios, instituciones científicotecnológicas y ONGs.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *